Archivo de la etiqueta: los cuatro caballeros

El bambú en sumi-é

Cuando se aprende a pintar el bambú nos encontramos frecuentemente con las dudas de cómo colocar sus hojas para poder obtener una pintura equilibrada y estética.

En octubre podrás aprender a pintar el bambú tradicional y conocer los principios de la estética zen.

Y haremos doblete de talleres.

El SÁBADO 6 DE 11 a 14h: Bambú y sus hojas.

EL SÁBADO 27 DE 11 a 14h: Peces y Algas (convocatoria 2)

Las plazas vuelan….si estás interesado/a en alguno de los talleres puedes escribirme para más información a mi nuevo email costafredartes@gmail.com

Gracias!

Anuncios

ACTITUD EN SUMIE.Cualidades del bambú.

EL BAMBÚ

No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buenas semillas, buen abono y riego constante. También es obvio que quien cultiva la tierra no se impacienta frente a la semilla sembrada… con el riesgo de echarla a perder: gritándole con todas sus fuerzas: ¡crece, por favor!

Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japones y que lo transforma en no apto para impacientes: siembras la semilla, la abonas y te ocupas de regarla constantemente.

Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad, no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto que, un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.

Sin embargo, durante el séptimo año, en un periodo de tan solo seis semanas la planta de bambú crece más de 30 metros. ¿Tardó sólo seis semanas en crecer? No. La verdad es que se tomó siete años y seis semanas en desarrollarse.

Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después de siete años.

Sin embargo, en la vida cotidiana, muchas veces queremos encontrar soluciones rápidas y triunfos apresurados, sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que éste requiere tiempo.

De igual manera, es necesario entender que en muchas ocasiones frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo. Y, esto, puede ser hasta frustrante.

En esos momentos, deberíamos recordar el ciclo de maduración del bambú japonés y aceptar que en tanto no bajemos los brazos ni abandonemos por no ver el resultado que esperamos… sí está sucediendo algo dentro de nosotros.

Estamos creciendo, madurando en lo que tenemos entre manos.

Quienes no se dan por vencidos, van gradual e imperceptiblemente creando hábitos y el temple que les permitirá sostener el éxito cuando éste al fin se materialice.

Si no consigues lo que anhelas, no desesperes….. quizá solo estés echando raíces!

Texto Sobre el Bambú encontrado hace años en la red muy pertinente para el aprendizaje del sumi-e. Gracias.

PINTURA JAPONESA: LOS TEMAS A PINTAR EN SUMI-E TRADICIONAL

Los temas a pintar son 4: el Bambú, el Ciruelo Florido, la Orquídea silvestre japonesa y el Crisantemo. Son llamados LOS CUATRO HONORABLES CABALLEROS porque en un principio sólo pintaban los monjes y están implicadas las enseñanzas de Confucio a sus discípulos.

Cada Caballero tiene sus cualidades y características propias que ayudan a respetar la naturaleza así como fortalecer y desarrollar aspectos humanos de humildad, confianza, fortaleza, flexibilidad, nobleza, pureza….

Cada Caballero corresponde a una estación del año. El bambú al verano, el crisantemo al otoño, el ciruelo al invierno y la orquídea a la primavera. Así se completa el Ciclo y nos integramos en el Todo.

Cuando pintamos debemos sentir sus cualidades y dejarnos llevar por su sensibilidad. Acto personal donde estamos acompañados por nuestros tesoritos (los materiales). Cada uno hace su papel.

En cada Caballero vamos aprendiendo diferentes pinceladas japonesas. Una vez aprendidas todas podemos utilizarlas para pintar cualquier cosa. ¡Nuestros 4 caballeros nos acompañarán siempre!!

Primero aprender bien el Método y luego… DEJARSE LLEVAR!!!

Como veis, no sólo se aprende una técnica milenaria de pintura. Es útil para uno mismo y para el Universo.

Qi Baishi

pintor Qi Baishi