Archivo de la etiqueta: paisajes sumi-e

NATURALEZA

Cuidemos de los árboles. Si tienes oportunidad de plantar, hazlo.

Son bellos, necesarios para Respirar, para la Vida en la Tierra.

TODO

Cuando TODO es completo. Pincelada que brota del espíritu de la Naturaleza universal.

Pintar con mente, cuerpo y espíritu. Deja que fluya.

Cuando el espíritu está bien, el pincel le seguirá.

PAISAJE SUMI-É

Ahora puedes aprender a pintar paisaje a sumi-é de noviembre a febrero.

Elementos imprescindibles como la composición oriental, texturas y pinceladas, paisajes terrestres y marinos, cielos y nubes y mucho más.

Si deseas inscribirte debes escribirme a costafredarte@gmail.com para formalizar tu plaza.

Clases en grupo reducido. Ya quedan pocas!!

Gracias!

BUSCANDO LA OLA

Cuando la ola es la protagonista, coje los pinceles, siente su movimiento cambiante, su fuerza, belleza y déjate salpicar de su energía.

ENSEÑANZA DEL SUMI-É

El sumi-é se aprende poco a poco sin prisa según la disponibilidad de cada uno. Este año desde noviembre a febrero estaré dando clases de iniciación en mi estudio de Tres Cantos, Madrid.

Os enseño a caminar y amar este arte milenario para que podáis disfrutarlo. Método, técnica, teoría y práctica en un ambiente relajado y personalizado.

Para todos mis queridos alumnos que ya lleváis caminando conmigo unos años, trabajaremos el Paisaje.

Para todos aquellos que no podáis asistir a las clases regulares, habrá talleres intensivos monográficos de noviembre a febrero que os iré informando con tiempo por si deseáis asistir.

Para información ampliada escribirme a costafredarte@gmail.com.

Gracias y espero vernos pronto compartiendo momentos de sumi-é.

VACÍO Y BLANCO EN SUMI-É. PINTURA DE MONTAÑA

Cuando pintamos en sumi-é todo está dentro y fuera. No hay límites ni blanco ni negro. Todo está ahí… lo que pintamos y lo que no pintamos, lo que se ve con los ojos y lo que sentimos con el corazón.

En la pintura de las montañas es especialmente importante la fluidez y compenetración entre el río y la propia montaña.

En «Sutra de las montañas y los ríos»de Dogen, habla de que las montañas fluyen y se distinguen del río. Pero la montaña es el río porque en el campo del vacío, donde montañas y río se conjugan recíprocamente, la montaña fluye. La cumbre del agua son las montañas y el agua baila en todas las direcciones.

No hay límites entre el río y la montaña, entre lo negro pintado y lo blanco del vacío. ¿Lo veis?

Escribe Byung-Chul Han en su libro «Filosofía del budismo zen» : lo monocromo del vacío mata los colores que se aferran a si mismos. Pero esta muerte los vivifica a la vez. Ganan en amplitud y profundidad o en silencio. Lo blanco o el vacío es el invisible espacio de respiración de los colores o las formas. Así, el vacío es forma. El vacío impide que el individuo se aferre a sí mismo y fluya. Es una afirmación suprema del Ser.

Al igual que los monjes, los sabios que viven en las montañas se ejercitan para ser montañosos y que asuman el aspecto de la montaña para igualarse entre sí….. el pintar a sumi-é consiste en sentirse montaña, pájaro, ciruelo o lo que vivas en ese momento.

Y el pincel fluye sobre el papel interactuando lo negro de la tinta con sus espacios blancos porque todo es nada y nadie es Ser.

Gracias por estar ahí y hasta pronto!!