Archivo de la etiqueta: pinturas sumi-e

CURSO COMPLETO PAISAJE SUMI-É

Comenzamos en noviembre para acabar en febrero.

Podrás aprender a pintar paisajes de montaña, marinas, cielos, nubes, niebla, y mucho más.

Aquí va una muestra de lo que podéis aprender a pintar:

Gracias por seguirme.

PAISAJE SUMI-É

Ahora puedes aprender a pintar paisaje a sumi-é de noviembre a febrero.

Elementos imprescindibles como la composición oriental, texturas y pinceladas, paisajes terrestres y marinos, cielos y nubes y mucho más.

Si deseas inscribirte debes escribirme a costafredarte@gmail.com para formalizar tu plaza.

Clases en grupo reducido. Ya quedan pocas!!

Gracias!

BUSCANDO LA OLA

Cuando la ola es la protagonista, coje los pinceles, siente su movimiento cambiante, su fuerza, belleza y déjate salpicar de su energía.

CIRUELO EN FLOR

No parece poner

esfuerzo en florecer

el ciruelo del patio.

ISSA

Este año los tenemos ya regalándonos la belleza de sus flores y su delicado aroma.

Lo que sienten los niños

lo desconozco

¡Pero los ciruelos huelen a ciruelo!

Basho

VACÍO Y BLANCO EN SUMI-É. PINTURA DE MONTAÑA

Cuando pintamos en sumi-é todo está dentro y fuera. No hay límites ni blanco ni negro. Todo está ahí… lo que pintamos y lo que no pintamos, lo que se ve con los ojos y lo que sentimos con el corazón.

En la pintura de las montañas es especialmente importante la fluidez y compenetración entre el río y la propia montaña.

En «Sutra de las montañas y los ríos»de Dogen, habla de que las montañas fluyen y se distinguen del río. Pero la montaña es el río porque en el campo del vacío, donde montañas y río se conjugan recíprocamente, la montaña fluye. La cumbre del agua son las montañas y el agua baila en todas las direcciones.

No hay límites entre el río y la montaña, entre lo negro pintado y lo blanco del vacío. ¿Lo veis?

Escribe Byung-Chul Han en su libro «Filosofía del budismo zen» : lo monocromo del vacío mata los colores que se aferran a si mismos. Pero esta muerte los vivifica a la vez. Ganan en amplitud y profundidad o en silencio. Lo blanco o el vacío es el invisible espacio de respiración de los colores o las formas. Así, el vacío es forma. El vacío impide que el individuo se aferre a sí mismo y fluya. Es una afirmación suprema del Ser.

Al igual que los monjes, los sabios que viven en las montañas se ejercitan para ser montañosos y que asuman el aspecto de la montaña para igualarse entre sí….. el pintar a sumi-é consiste en sentirse montaña, pájaro, ciruelo o lo que vivas en ese momento.

Y el pincel fluye sobre el papel interactuando lo negro de la tinta con sus espacios blancos porque todo es nada y nadie es Ser.

Gracias por estar ahí y hasta pronto!!

Crisantemos Dorados

Cuando dejas que el pincel haga su trabajo….

Recuerdo que al principio de mi aprendizaje de sumi-é, el kiku o crisantemo era de los 4 honorables caballeros por el que me sentía menos atraída.

Ahora, es un placer pintar crisantemos con la mente concentrada, dejándome llevar con sus pétalos, hojas y grandes composiciones.

No hay que tener prejuicios. En Occidente se le ha relacionado con el día de los muertos cuando en realidad es una flor fuerte que florece en otoño y nos deleita con sus múltiples pétalos y colores.

Hasta pronto!