Archivo de la etiqueta: budismo zen

EL DESPERTAR III

Después de las prácticas mencionadas en las dos entradas anteriores EL DESPERTAR I Y EL DESPERTAR II, recordemos: generosidad, disciplina, paciencia y diligencia, nos quedarían meditación y sabiduría.

MEDITACION, su kanji está compuesto de altar y simple. Es el mismo término que zen, sencillo contrario a complejo. Es curioso cómo en el kanji de simple está incluido búho, cerebro y aguja. A los búhos se les relaciona con estudio.

SABIDURÍA, Kanji compuesto por saber y sol. El saber, a su vez, es dardo y boca.

Os dejo que hagáis vuestras interpretaciones sin saliros del verdadero concepto de sabiduría y pensemos en ello.

Gracias!

EL DESPERTAR II

En despertar I hablamos de la generosidad y de la disciplina.

Las dos siguientes prácticas para alcanzar la iluminación son: paciencia y diligencia.

PACIENCIA, su kanji está formado por una daga con filo y una gota de sangre junto al corazón.

No es fácil ser paciente y eso duele.

DILIGENCIA, su kanji está formado por col y músculo. Significa esfuerzo, fuerza moral para practicar, crecer en el Camino.

Segun Thai en el Arte del Poder dice: “Eres capaz de volver a tu mejor y más alto ser, pero debes mantener esta práctica. No te permitas distraerte y olvidarte de practicar. Practica regularmente, diariamente, con el apoyo de tu familia, amigos y comunidad; esto es diligencia”.

Gracias por seguirme!

EL DESPERTAR I

Las seis prácticas que conducen a la iluminación absoluta budista son: generosidad, disciplina, paciencia, diligencia, meditación y sabiduría.

Ninguna es fácil y debemos cultivarlas para mejorar nuestra vida y la de los demás.

Os presento en esta entrada a los dos primeros kanjis: generosidad y disciplina.

GENEROSIDAD, es ser tolerante con los pensamientos y acciones de los demás y de uno mismo. El kanji está compuesto por casa, flores y ojos. Es como si alguien que ve con buenos ojos el hecho de tener flores en casa es tolerante.

DISCIPLINA, el kanji está compuesto por persona, bastón, capataz y forma. La disciplina es necesaria para avanzar en cualquier área de la vida. En ocasiones necesitamos un maestro para que nos corrija y no salirnos de lo correcto.

FELICES FIESTAS Y GRACIAS POR ESTAR AQUÍ.

TODO

Cuando TODO es completo. Pincelada que brota del espíritu de la Naturaleza universal.

Pintar con mente, cuerpo y espíritu. Deja que fluya.

Cuando el espíritu está bien, el pincel le seguirá.

ENSEÑANZA DEL SUMI-É

El sumi-é se aprende poco a poco sin prisa según la disponibilidad de cada uno. Este año desde noviembre a febrero estaré dando clases de iniciación en mi estudio de Tres Cantos, Madrid.

Os enseño a caminar y amar este arte milenario para que podáis disfrutarlo. Método, técnica, teoría y práctica en un ambiente relajado y personalizado.

Para todos mis queridos alumnos que ya lleváis caminando conmigo unos años, trabajaremos el Paisaje.

Para todos aquellos que no podáis asistir a las clases regulares, habrá talleres intensivos monográficos de noviembre a febrero que os iré informando con tiempo por si deseáis asistir.

Para información ampliada escribirme a costafredarte@gmail.com.

Gracias y espero vernos pronto compartiendo momentos de sumi-é.

EL CENTRO DE LA ROSA

«Una rosa es muy parecida a la Vida. Encontrarás espinas por el camino, pero si tienes fe y crees en tus sueños acabarás cruzando las espinas para llegar al corazón de la flor.»

Disciplina, objetivo claro, atención y cree en ti.

Un trabajo diario que solo tu puedes hacer: conoce quién eres y qué quieres hacer en tu vida.

«La gente que estudia a los demás es sabia y la que se estudia a sí misma es esclarecida.»

Algunas frases son recuerdo del libro El monje que vendió su Ferrari» de Robin S. SHARMA.

Hasta pronto!

CONFUCIO

La pintura sumi-e aplica los principios de Confucio en el aprendizaje del SHIKUNSHI o Cuatro Honorables Caballeros: bambú, ciruelo, orquídea y crisantemo.                      Pero, ¿quién fue Confucio y qué difundió?                                                                              Confucio o Kung-tsé fue filósofo, teórico social y fundador de un sistema ético que perdura su interés hasta la actualidad.                                                                                                          Nació en China hace más de 2.500 años, de origen humilde pero desde muy joven mostró gran interés por los libros antiguos y desempeñó una alta posición como funcionario del estado de Lu, actual provincia de Shang-tung.                                            Pronto llegó a ser conocido como Kung el Sabio (Kung-Fu-Tsú) y los misioneros le llamaban Confucio. Recorrió durante 13 años diferentes cortes y en el exilio para persuadir de que adoptaran sus ideas sobre la justicia y la convivencia en armonía.  Decepcionado, acabaría refugiándose en la enseñanza y reunió a numerosos discípulos con los que recogió y sistematizó los cinco grandes textos de la tradición china: el Yi-King o Libro de las mutaciones, el Chu-King o Canon de la historia, el Chi-King o Libro de las Canciones, el Li-Ki o Libro de los ritos y los Chun-Ching o Anales de primavera y otoño.                                                                                                                   Las enseñanzas de Confucio se hallan reunidas en Los Cuatro Libros Clásicos: Gran Ciencia, dedicado a los conocimientos propios de la madurez; Doctrina del Medio, que trata de las reglas de la conducta humana, del ejemplo de los buenos monarcas y la justicia de los gobiernos; Comentarios filosóficos, que resume de forma dialogada lo esencial de la doctrina de Confucio y por último, el Libro de Mencio, escrito por su más destacado seguidor.

El Confucionismo no es una religión es una filosofía práctica que abarca un pensamiento orientado hacia la vida y destinado al perfeccionamiento de uno mismo. Es sabiduría y autoconocimiento.

Confucio escribe:”A los quince años mi espíritu se hallaba ocupado en la búsqueda de la verdad mediante el estudio; a los treinta años ya había encontrado principios sólidos e inmutables; a los cuarenta ya había superado todas las dudas y vacilaciones; a los cincuenta años conocía la ley que el Cielo ha impreso en todos los seres para que se dirijan a su propio fin; a los setenta años satisfice los deseos de mi corazón en su justa medida”.

Podéis leer los Cuatro Libros Clásicos  en el libro:”Confucio. Los cuatro Libros Clásicos”. edit Biblioteca de Bolsillo

Por eso, en sumi-e, hablamos de disciplina, humildad, flexibilidad, desapego… aspectos y principios de la ética de Confucio.                                                                           Pongamos un granito de arena para una convivencia en armonía!!IMG_20180107_190424